img_2016pp.jpg

EL SAUCE

El sauce es una ARBOL de gran tamaño (puede alcanzar los 18 de metros de altura) que crece bien en las orillas de arroyos y ríos o en terrenos anegados y húmedos.

Lo podemos encontrar por toda la península Ibérica y el resto de Europa, Norte de África, Asia y Norte América

unnamed.gif
18 mts

Origen y usos tradicionales

Nos tenemos que remontar a la Antigua Grecia para encontrar los primeros usos del sauce por su actividad febrífuga y analgésica.

 

Concretamente fue Hipócrates quien en el siglo V A.C escribió por primera vez sobre una sustancia amarga extraída del sauce blando, que podía calmar los dolores y aliviar la fiebre. Propiedades de las que también se beneficiaban en la China imperial.

bombillo.png
hipocrates.png

No fue hasta el siglo XIX, cuando un farmacéutico francés extrajo en 1882 la salcina: el principio activo de la planta, con la que muchos años más tarde se conseguía aislar otro principio activo de la planta, con la que años más tarde se conseguía aislar otro compuesto con el que beneficiarse de sus propiedades, pero eliminando efectos indeseados:  el ácido Salicilico 

¿Te suena?

Probablemente, ya que es el principal componente de la conocida Aspirina; sin embargo, utilizar la corteza de sauce es más sano, ya que no irrita la mucosa gástrica

apirina.png
sauce-lloron-XxXx80.jpg
Powtoon_GIF.gif

Sus propiedades medicinales

Antiinflamatorio. Esta acción es mayor en las primeras fases del proceso de inflamación.

 

Este efecto se debe a los derivados saliciliados, que inhiben la síntesis de prostaglandinas por inactivación irreversible de la ciclooxigenasa... Vale, nos hemos puesto muy técnicos ¡pero esta es la explicación científica!

Analgésico. Debido a la síntesis de prostaglandinas.

 

Antipirético. Se encarga de luchar contra los efectos de la fiebre que hacen que el cuerpo aumente de temperatura.

Gracias a estos beneficios, la corteza de sauce se emplea como antirreumática (precisamente por su poder antiinflamatorio) y febrífuga (para bajar la fiebre).

 

Tradicionalmente, es eficaz en enfermedades como gota, neuralgias y cefaleas, catarros y gripe, artritis y como preventiva de tromboembolismos.

WhatsApp Video 2021-02-24 at 4.35.24 PM.

Algunos remedios caseros

 

Para dolores musculares, como esguinces, tendinitis y tirones.

-Mezclar a partes iguales corteza de sauce, viburno e hipérico.

-Hervir durante 5 minutos una cucharada sopera de la mezcla por cada taza de agua.

-Dejar 10 minutos en infusión, tapado, y filtrar bien. Se recomienda tomar 2 tazas al día fuera de las comidas.

Contra el dolor de espalda:  Mezclamos a partes iguales sauce, viburno y harpagofito. Seguir los mismos pasos que en el remedio anterior y tomar 3 tazas al día.

Para aliviar la acidez de estómago. Mezclar a partes iguales sauce, ulmaria, calaguala, grosellero negro y harpagofito. De nuevo seguimos la receta y esta vez se toman 3 tazas al día.

Uso externo, Uso externo. Para el lavado de heridas y llagas se prepara una decocción de 60-70 gramos de corteza desmenuzada en un litro de agua durante de 10 minutos. Dejamos reposar otros 15 y se filtra.